Hemopatias

Tratamiento homeopático

Su transacción es segura Trabajamos duro para proteger su seguridad y privacidad. Nuestro sistema de seguridad de pagos encripta su información durante la transmisión. No compartimos los datos de su tarjeta de crédito con terceros vendedores y no vendemos su información a terceros. Más información

Sobre el autorSigue a los autores para recibir actualizaciones de nuevos lanzamientos, además de recomendaciones mejoradas.Jean-Baptiste RieuContenido breve visible, doble toque para leer el contenido completo.Contenido completo visible, doble toque para leer el contenido breve.Descubre más libros del autor, ve autores similares, lee blogs de autores y másLeer másLeer menos

Hemoglobinopatías

¿Cómo se convierte una célula normal en maligna? Esta pregunta ha sido el centro de atención de científicos y oncólogos durante muchos años, ya que parece obvio que la respuesta conlleva las soluciones para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

Uno de los modelos elegidos por Bertrand Nadel para estudiar las causas del cáncer es el linfoma folicular, un tumor maligno que se desarrolla a partir de las células B, un subconjunto de glóbulos blancos que residen en parte en los ganglios linfáticos.

La función de las células B es producir anticuerpos. Estas grandes proteínas se unen específicamente a un antígeno, es decir, a un fragmento de un patógeno, que luego ayudan a eliminar. Las células B se producen continuamente en la médula ósea como precursores «ingenuos» inmaduros, todavía incapaces de producir un anticuerpo. Primero se les enseña a no reaccionar contra el yo (células normales del individuo) y luego circulan por todo el cuerpo, pasando por varios órganos para convertirse en células especializadas maduras (células plasmáticas y células de memoria) capaces de producir anticuerpos dirigidos contra un solo antígeno.

Significado de las hemopatías

Las neoplasias hematológicas se caracterizan por un gran número y complejidad de alteraciones genéticas, desde la formación de genes de fusión tras translocaciones e inversiones cromosómicas hasta la mutación de genes y alteraciones epigenéticas que han permitido identificar nuevos oncogenes y genes supresores de tumores responsables de su etiología. A la hora de abordar el estudio genético de las leucemias, se utilizan múltiples técnicas, como la citogenética convencional, la citogenética molecular y la hibridación in situ con fluorescencia (FISH), siendo esta última la que presenta mayor grado de sensibilidad, especificidad y rapidez, lo que permite el diagnóstico, la estratificación pronóstica y el seguimiento de la enfermedad. Las técnicas anteriores se integran con técnicas de biología molecular, secuenciación de genes, entre otras, que permiten descubrir nuevos marcadores genéticos con una mejor caracterización de las hemopatías malignas y la posibilidad de desarrollar nuevos fármacos específicos contra la diana molecular. El objetivo fue revisar la utilidad de la citogenética y la secuenciación genética en el estudio de la leucemia mieloide aguda y la leucemia linfocítica crónica. Dadas las ventajas, desventajas y limitaciones de estas técnicas genéticas, es necesario utilizarlas como vías de manejo complementarias pero nunca excluyentes.

Definición de hemopatías malignas

** (para los profesionales sanitarios con autorización de prescripción que trabajan fuera del ámbito de la Hematología en Bélgica y Luxemburgo, así como los que no tienen autorización de prescripción y trabajan como profesionales sanitarios en Hematología en Bélgica y Luxemburgo, más las personas sin autorización de prescripción que trabajan fuera de Bélgica y Luxemburgo, más los profesionales sanitarios con autorización de prescripción fuera de Bélgica y Luxemburgo más los profesionales no sanitarios de fuera o dentro de Bélgica o Luxemburgo)