Hernia inguinal especialidade medica

Especialista en hernias inguinales

Cirugía ortopédica Oftalmología Gastroenterología Dermatología Servicios de adultos y pediátricos Medicina estética Alergia e inmunología Medicina audiovestibular Cardiología Cirugía cardiotorácica Genética clínica Farmacología clínica y terapéutica Cirugía colorrectal Odontología Diagnóstico por imagen

Publicidad conductual: Aquellas que almacenan información sobre el comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continua de sus hábitos de navegación, lo que permite elaborar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Diagnóstico de la hernia inguinal

La hernia inguinal es la forma más común de hernia. Aquí encontrará cirujanos de hernia cualificados para el tratamiento de las hernias inguinales. Todos los médicos de la lista son especialistas en su campo y han sido cuidadosamente seleccionados para usted según estrictas directrices.

El aumento previsto del número de casos se basa en los datos de crecimiento de la población de las oficinas de estadística federales y estatales. El cálculo se realiza para cada grupo de edad, de modo que se tienen en cuenta los efectos demográficos. Las cifras de casos se basan en una red de diferentes fuentes a disposición del público. Mediante procedimientos de análisis de datos, estas cifras se procesan y se ponen a disposición de nuestros usuarios.

La hernia inguinal es la forma más común de hernia. Una hernia inguinal, también denominada hernia inguinal, es una hernia visceral o intestinal en la región del canal inguinal, en la que se forma una brecha en la pared abdominal en la región inguinal o de la ingle, a través de la cual las partes del intestino, que todavía están encerradas por el peritoneo, sobresalen hacia fuera de la cavidad abdominal. El hueco que se ha formado en una hernia inguinal también se denomina orificio herniario. El peritoneo, que, junto con las partes del intestino contenidas en él, sobresale hacia fuera a través del orificio herniario en la pared abdominal como una bolsa, forma el llamado saco herniario. Las partes intestinales que sobresalen y que están encerradas en el peritoneo, incluyendo por ejemplo partes del intestino, constituyen el llamado contenido herniario.

Hernia inguinal sin cirugía

Se produce cuando una parte del intestino o del tejido graso penetra en la región inguinal o en la parte superior de la cara interna del muslo, lo que provoca un abultamiento y dolor. Algunas hernias inguinales son congénitas. Otras se producen debido al envejecimiento o a un esfuerzo físico.

En la actualidad, el único tratamiento para una hernia es la cirugía. Además de causar dolor, pueden atrapar, envolver o “estrangular” parte del intestino, reduciendo el suministro de sangre a los intestinos. Si no se trata, esto provocaría dolor intenso, náuseas, vómitos y obstrucción intestinal, y requeriría una intervención quirúrgica de urgencia.

Normalmente, los cirujanos realizan tres pequeñas incisiones cerca del ombligo y la parte inferior del abdomen. Reducen la hernia y restauran la anatomía normal de la ingle. A continuación, aplican una pieza de malla sobre la zona para sostener la reparación. Algunas hernias inguinales bilaterales pueden repararse durante la misma operación, utilizando las mismas incisiones.

Tratamiento de la hernia inguinal

Es una protuberancia que aparece cuando el tejido sobresale a través de un punto débil de los músculos abdominales. Puede ser imperceptible o causar mucho dolor, sobre todo en los accesos de tos, en posiciones corporales difíciles, al hacer ejercicio o al mover o cargar objetos pesados.

Si tienes alguno de estos síntomas, no lo dudes y acude inmediatamente a Urgencias, ya que cuando el intestino está atrapado es imprescindible restablecer el flujo sanguíneo mediante una intervención quirúrgica para evitar riesgos mayores.

Tras analizar sus síntomas, su historia clínica y realizar una exploración física, su médico, si lo considera necesario, solicitará una serie de estudios de imagen como ecografía abdominal, tomografía computarizada o resonancia magnética para corroborar el diagnóstico y definir los pasos a seguir.

Si su hernia es pequeña y no causa molestias, es probable que su médico le recomiende sólo revisarla y vigilarla constantemente. Pero si está agrandada y es dolorosa, lo más probable es que le hagan una cirugía abierta o laparoscópica para reparar la hernia.

En el Departamento de Medicina Interna del Centro Médico ABC, ofrecemos servicios de atención médica con la más alta calidad y seguridad, desde la prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y seguimiento de patologías infecciosas, respiratorias, endocrinológicas, dermatológicas, reumáticas, nefrológicas, gastrointestinales y hematológicas, tanto de enfermedades crónico-degenerativas como de padecimientos agudos, mediante un modelo integral y multidisciplinario.